El calor y las Plantas

Con las altas temperaturas, hay que tomar varios recaudos a la hora de cuidar el jardín.
El riego es fundamental y muy importante en estas épocas, el jardín debe estar preparado para recibir los rayos fuertes del sol.



Elegir plantas resistentes a la sequía o al riego escaso, para facilitar el cuidado diario de las mismas.
El correcto aporte de materia orgánica y fertilizantes que necesitan cada especie.
La primavera es una explosión de colores y aromas en el jardín, pero cuando comienza a elevarse la temperatura, muchas de las flores se marchitan rápidamente, si no reciben la necesaria cantidad hídrica.
Combinar especies de floración temprana, y las de floración más tardía, para lograr canteros , balcones y patios con floración constante.


Comprar variedades de plantas con floración abundante, rústicas, también algunas bulbosas de floración estival, para matizar en los canteros.
El suelo debe ser suelto, esponjoso, con abundante materia orgánica, suelos que tengan un buen drenaje, para evitar asi los encharcamientos.
El riego se hará preferiblemente por la mañana o al atardecer, con una fina y suave lluvia.


Una capa de mulching o corteza de pino, fibra de coco, grava, colocada en el suelo al pie de los rosales, arbustos y algunas herbáceas.
Las plantas que están en maceta deben ser regadas con más frecuencia,  especialmente las que están en macetas o contenedores en pisos altos o aquellos que reciban el sol durante el mediodía o por más de 6 horas diarias.
Observar las plantas a diario para controlar enfermedades y plagas.



0