Jardin Colonial

El jardin colonial se caracteriza por ser frondoso, de vegetación exhuberante, con zonas delimitadas, en donde predomina materiales como la pidra, mosaicos, grava, rejas, pérgolas, aljibe, y caminos que son acompañados de distintas especies florales y cítricos.
Árboles frondosos, algunos de hojas perennes o caducos, con follaje de forma variada, y coloración otoñal, suelen dar un marco especial a este tipo de jardines.



Suele ser un jardín fresco, lleno de aromas, donde invita a sentarnos en sectores tranquilos y rodeados de plantas perfumadas.
Los rosales y jazmines son protagonistas, mezclados entre la vegetación , en forma desordenada, podemos encontrar plantas aromáticas y flores en abundancia, rodeados de azahares de cítricos y un pequeño estanque que nos invita a quedarnos allí.

Los muebles deben ser rústicos de madera, piedra o hierro, fuentes y figuras de piedra.
No debe faltar una pérgola, con variedades de plantas perfumadas, puede colocarse más de una especie para tener flores durante todo el año.