El Riego

Algo que parece tan simple y que lo reañizamos frecuentemente, puede ser un dolor de cabeza y la causa de la pérdida de muchas de nuestras plantas.
¿Mucho riego o poco riego? ¿Por la mañana o la noche? ¿Mojar las flores o el follaje, es bueno o malo?
Estas son sólo algunas de las preguntas que nos hacemos con frecuencia.

 
Siempre es mejor regar de menos que de más, si nos pasamos de agua, ya no tendrá vuelta atrás y la planta morirá , si le falta agua, se podrá recuperar con un simple riego.
La forma de riego varía en las distintas épocas del año, en temporada fría, debemos regar menos, las plantas perennes y herbáceas de temporada, necesitan riego, es mejor realizarlo en horas de la mañana y tratar de no mojar sus hojas o follaje, éstas se podrían helar al permanecer la humedad en sus hojas.El riego en el pie de arbustos, realizando una olla de tierra o alcorque en la base de los mismos, ayudará a permanecer húmedo el suelo y retener el agua de lluvia.



En tiempos secos y cálidos los riegos son necesarios y frecuentes, desde la primavera se deberá regar las plantas con siatintos métodos por goteo, aspersión, manualmente o automático, la mejor hora es por la mañana temprano o a última hora por la tarde.
No olvidemos que el calor hace que el agua se evapore más rápidamente y si regamos al mediodía y mojamos las hojas de las plantas, éstas pueden quemarse.
En terrazas y balcones muy altos el riego debe ser más frecuente , ya que el viento seca más rápidamente la tierra, en estos casos lo mejor es tocar con el dedo el sustrato haciendo presión sobre el mismo, para asegurarnos que la tierra está seca no sólo en la superficie de la maceta, y así poder regarlas correctamente.



Algunas especies de plantas no toleran un cambio brusco de temperatura del agua de riego, es preferible que sea a temperatura ambiente.
El mojar el follaje en las plantas durante meses fríos es perjudicial para ellas, durante meses calurosos, puede resultar favorable siempre que lo realicemos por la mañana, para evitar la aparición de algunos hongos que prosperan es épocas cálidas y húmedas.
La incorporación al suelo de Mulching ( compuesto de hojas secas, láminas de cortezas y turba) protege a las raices del frío y del calor, además sirve como abono orgánico. Otra opción es incorporar grava sobre el suelo, piedras o losas,  optar por plantas cobertoras o tapizantes que además de decorar el lugar nos hará ahorrar agua y evitará el crecimiento de las malas hierbas.
0