Abonado de rosales




Son las rosas unas flores tan bonitas, con colores preciosos y aromas encantadores, son plantas que permanecen en flor muchos meses del año pudiéndolas cultivar en macetas y en el jardín, balcón o terrazas.
Hay muchas y variadas especies, en tamaño y forma, arbustivas, de pie, trepadoras, mini , híbridas de te.
Para tener rosas bonitas y de floración abundante, deben recibir sol, riego abundante, un buen sustrato, abonado y poda correcta.


Las rosas de de gran desarrollo, lo cual indica que necesitan alimento frecuentemente, y este se encuentra en encuentra en la tierra debe tener reservas alimenticias en abundancia, esto se logra con un sustrato fértil y abonado en forma regular, además de contar con incorporación de algunos fertilizantes.

Enmiendas orgánicas:
El compost de jardín, turba, mantillo, y estiércol, le brindan a la planta muchos nutrientes esenciales para su desarrollo.
La incorporación de estos materiales a finales o mediados de invierno , ayudarán al crecimiento de la planta, se debe realizar removiendo un poco la tierra un poco cerca del tallo, a 20cm del mismo, mezclar con la tierra, esto se debe hacer obligatoriamente una vez al año.
Se puede complementar con la incorporación de abonos minerales.

Fertilizantes de acción lenta:
La mayoría de los suelos necesitarán la incorporación de algunos
 fertilizantes de acción lenta, tales como la harina de huesos, harina de sangre, triple 15,o la fórmula NPK 12+10+18  que le proporcione fundamentalmente, fósforo, nitrógeno y potasio a la planta.
Así se fortalecerá hojas, flores, raices,, crecimiento de nuevos brotes y estarán más fuertes para afrontar la aparición de alguna enfermedad.
Este tipo de fertilizantes cede lentamente sus principios nutritivos durante todo el año.
Se realizará el abonado a fines del invierno, primeros días de primavera.


Fertilizantes inorgánicos:
La incorporación de este tipo de fertilizantes , llamados de acción rápida, hay muchos preparados en el mercado, deben utilizarse luego de la poda, luego otra aplicación en primavera y otra en verano.
Al aplicarlo regar abundantemente y realizarlo por la tarde-noche.
Seguir las indicaciones dadas en el folleto de compra, no debes colocar de más ni de menos.
No debes aplicar dosis mayores a las indicadas, no crecerán más tus plantas o flores por ello, por lo contrario se puede llegar a quemar la planta.
También es importante el agregado de Hierro (Fe) a las plantas de rosas, para evitar el amarillamiento.se realiza mediante la incorporación de QUELATOS DE HIERRO O SULFATO DE HIERRO.
Hay muchos suelos que son alcalinos, tenemos que acidificarlos, puedes incorporar al suelo turba, esto lo acidificará y aportará esponjosidad a la tierra.
En los comercios que venden plantas o viveros encontrarás también preparados especiales para el abonado de tus rosas, se aplican fácilmente y directamente en la tierra.
0